Fernández se despidió de Santo Domingo, la ciudad que lo acogió

0
124

El cuerpo de Octavio Antonio Fernández Castro “Tony Cabeza”, amaneció el miércoles por última vez en la capital dominicana, la ciudad que conoció a los 17 años en 1979 cuando Epy Guerrero lo firmó para los Blue Jays, donde enamoró a la afición liceísta con su elegante defensa y su fino bateo y de donde nunca se despegó.

Los restos de Fernández fueron expuestos desde tempranas horas en dos capillas de la funeraria Blandino de la Abraham Lincoln. Y el desfile de personas de diferentes sectores no paró durante el día hasta que el lugar cerró.

Los familiares del ex torpedero cumplieron una petición suya de que la gente que tanto apreció pudiera darle el último adiós.

El velatorio continuará hoy en el estadio Tetelo Vargas y será sepultado en el cementerio municipal.

Ex jugadores como George Bell, Alfredo Griffin, Mariano Duncan, Juan Guzmán, el presidente del Licey, Domingo Pichardo, y el escucha Patrick Guerrero, hijo de Epifanio, hicieron presencia.

“Perdimos un guerrero, una persona que dedicó toda su vida al béisbol. Desde los 18 años aceptó al Señor, hasta el día de su muerte. Sé que está descansando en un lugar muy especial. Yo también acepté al Señor por su vía”, dijo Duncan, quien jugó desde las pequeñas ligas con Fernández y coincidieron en la Serie Mundial de 1993.

El artista Juan Luis Guerra hizo presencia para dar sus condolencias a los familiares de Fernández, que falleció el pasado día 16 en Florida a causa de una neumonía. Tenía 57 años.

“Tony predicaba siempre con su ejemplo y con la palabra”, dijo Guerra. “Mi admiración ha sido siempre como pelotero…, como padre, amigo, esposo. Sabemos que es una gran pérdida, pero está en presencia del Señor”.

Tú puedes formar parte de nuestra RED NOTICIOSA NACIONAL


Become a Patron!


 

Loading...