La cancelaciones no detienen la avalancha del escándalo en MLB

0
336

Rob Manfred ha tenido que cambiar el orden de prioridades en su escritorio en Manhattan.

En lugar de atender al equipo con el que diseña la estrategia para negociar el próximo acuerdo laboral, de escuchar a los mercadólogos con las estrategias para hacer el juego más atractivo a los jóvenes o los informes para introducir nuevas tecnologías arbitral el comisionado lidia con la mayor crisis desde que sustituyó a Bud Selig en 2015.

La bola de nieve que soltó el reporte del lunes que confirma que los Astros y Medias Rojas desarrollaron avanzados sistemas para robar señales y ganar la Serie Mundial de 2017 y 2018 ya es una avalancha de consecuencias impredecibles.

El cese esta semana del gerente general Jeff Luhnow, los dirigentes AJ Hinch, Alex Cora y Carlos Beltrán no ha parado la sangría. Los medios, como es lógico, no sacan el tema de sus portadas. Pero más aun, los jugadores activos y retirados, acostumbrados a “no pisarse la manguera”, esta vez no se han mordido la lengua y apelan a las redes sociales para desahogarse.

“Creo que es probablemente la más exhaustiva investigación que la oficina del comisionado haya emprendido”, dijo Manfred en las reuniones de invierno, en diciembre.

“Carlos Beltrán perdió su mayor activo: credibilidad”, titula The New York Times. “Límpialo. Tiene que parar: MLB está en una crisis ética”, encabeza su columna Tom Verducci para Sports Illustrated. “MLB debería quitarle el trofeo de Serie Mundial a los Astros”, dice ESPN en voz del polémico Stephen A. Smith.

De acuerdo con Verducci, coautor del libro My Yankees Years con Joe Torre, cita que en noviembre pasado Manfred nombró un vocero para dirigirse a los gerentes en una reunión en la que se habló sobre la necesidad de “humanizar más el juego”.

Te podria interesar  Gonzalo se reúne con la directiva de ANJE

Y es que el cambio que ha afrontado el béisbol con la introducción de la tecnología y profesionales de otras áreas presenta un desafío enorme. Luhnow llegó a los Astros desde la consultora financiera McKinsey. Los jugadores son vistos como “activos”, o “un pelotero de dos victorias”, los lanzadores son “fungibles”, los ejecutivos como “capital humano” y los técnicos como “de alto desempeño”.

Verducci menciona que fuentes le dijeron que Manfred dijo a los dirigentes: “Límpienlo. Hay que parar. Se parará”.

“Es un problema serio para el béisbol, la convergencia de la tecnología y un juego ancestral. Me parece que a este acto de trampa — y esto claramente fue trampa — hay que afrontarlo con firmeza", afirmó el excomisionado Fay Vincent.

“La tecnología plantea un reto al igual que una oportunidad, y me resulta evidente que hacer trampa es algo que se ha hecho habitual en nuestra cultura, y es una buena señal para el béisbol cuando se afirma que no vamos a tolerarlo”.

El polémico lanzador Trevor Bauer no se iba a quedar sin participar. Subió una foto a su cuenta del pájaro azul con un enlace a su página web donde vende una “edición limitada” de un suéter negro con el nombre Houston y un parche en el centro, a US$29.69.

Chris Archer coloca un emoji de enojo al final de la siguiente oración: “Estoy de humor ahora después de escuchar que los últimos equipos de m*** han estado haciendo”.

Trevor Plouffe le responde a Verducci sobre la probabilidad de que el béisbol esté infectado por esta epidemia. “He jugado para cuatro y nunca vi eso. La abrumadora mayoría de estos tipos juegan íntegro”.

Te podria interesar  Jueza decidirá hoy si envía a juicio de fondo caso del payaso Kanqui

Scott Boras, agente de Altuve, salió en auxilio del intermedista ante la especulación en redes sociales de que este no quería que sus compañeros de equipo le arrancaran la camiseta después de su jonrón de oro en la Serie de Campeonato ante el cubano Aroldis Chapman porque tenía un dispositivo electrónico en el pecho que le enviaba señales del pitcheo que venía.

Tú puedes formar parte de nuestra RED NOTICIOSA NACIONAL


Become a Patron!


 

Loading...

“No puedo acusar a nadie, pero me pregunté cómo supo que yo iba a hacer ese pitcheo. Eso me pareció muy extraño”, señaló Chapman a MLB.com.