Petán Trujillo concilió enemistad de Guayubín Olivo y Felipe Alou

0
215

En la serie final del torneo 1958-59, entre los Tigres de Licey y los Leones del Escogido se produjeron varios incidentes, el de más trascendencia la “galleta de Petán” al paracorto André Rodgers y la pelea de Guayubín Olivo y Felipe Alou.

Olivo, lanzador de los Tigres de Licey, le dio un bolazo a Rojas Alou, Leones del Escogido y éste consideró que fue ex profeso. Corriendo Felipe en tercera, Olivo lanzó un lanzamiento wild, y Felipe se desprendió rumbo al plato, que fue cubierto por Guayubín. El “Panqué de Haina” se tiró con los clavos arriba y si Guayubín no abandona la zona lo hubiera lastimado. Y así se inició la guerra Olivo-Alou.

Mario Álvarez Dugan, (Cuchito) director de Deportes y comentarista de la transmisión de béisbol, le relató a Roosevelt Comarazamy el 3 de enero del 2009 lo siguiente:

“Como amigo, tanto de Felipe como de Guayubín, me propuse intervenir para que ambos reanudaran su amistad. Hablé con Guayubín, y éste me dijo que no tenía problema alguno para darle un abrazo en público a Felipe. Pero todo fracasó, cuando Felipe, encuerdado, se negó a abrazar a Olivo en público”.

Álvarez Dugan recordó: “Así las cosas, y por mediación desconocida para mí, en un partido Licey-Escogido, se presentó al Quisqueya Petán Trujillo, y durante las prácticas abandonó el palco que ocupaba prácticamente pegado al dugout azul, y descendió al terreno. El logró que Felipe y Guayubín zanjaran sus dificultades, y el público saludó el hecho con nutridas ovaciones”. La reseña de Juan Evaristo Gautreaux, en El Caribe del 13 de febrero de 1959 destaca la intervención del Teniente General José Arismendy Trujillo Molina para conciliar la enemistad de Guayubín Olivo y Felipe Rojas Alou.

Te podria interesar  Expulsan a Neymar y el PSG vence 4-3 al Burdeos

La nota dice: “Los peloteros de los dos equipos recibieron el aliciente de valiosos premios otorgados por el teniente general José Arismendy Trujillo Molina, Fundador del Palacio Radiotelevidor La Voz Dominicana, antes de iniciarse el juego”.

Y agrega: “En una aplaudida ceremonia, el teniente general Trujillo Molina se reunió en el centro del diamante con los jugadores del Licey y del Escogido y propició un abrazo entre las dos glorias del béisbol dominicano Guayubín Olivo y Felipe Rojas Alou, en demostración de que en sus pechos de atletas ejemplares no había resentimientos por lo acaecido en uno de los primeros juegos de la serie final del torneo. El público presente premió el juego con grandes aplausos”.

Tú puedes formar parte de nuestra RED NOTICIOSA NACIONAL


Become a Patron!


 

Loading...