La genética ofrece algunas pistas sobre quiénes eran los filisteos

0
174
Excavación de tumbas de filisteos en un sitio en Ascalón, Israel . Foto: Melissa Aja

Durante miles de años, la historia de los filisteos ha sido contada desde la perspectiva de sus enemigos, como los antiguos egipcios, babilonios, asirios y los escritores de la Biblia hebrea (que describieron la derrota de Goliat, el poderoso guerrero filisteo, a manos de David).

Aunque queda muy poco de las historias de los filisteos relatadas por ellos mismos, el ADN antiguo de esqueletos de la Edad de Bronce y la Edad de Hierro descubiertos en las ruinas que rodean la ciudad portuaria de Ascalón, en Israel, proporciona pistas acerca de los orígenes misteriosos de este pueblo que desapareció hace mucho tiempo.

[Si quieres recibir los mejores reportajes de The New York Times en Español en tu correo suscríbete aquí a El Times]

Un equipo de arqueólogos y genetistas que ha pasado mas de 30 años excavando la ciudad recuperó, por primera vez, información genética de diez esqueletos de Ascalón de entre 3600 y 2800 años de antigüedad, aproximadamente.

Sus análisis sugieren que los filisteos de principios de la Edad de Hierro compartieron cierta herencia genética con los cazadores-recolectores del sur de Europa del periodo Mesolítico, o Edad de Piedra. Eso aporta evidencia genética a la idea de que personas que migraron hacia el este desde el Mediterráneo navegaron hasta las costas del Levante y contribuyeron al inicio del pueblo filisteo.

Estos descubrimientos se publicaron el 3 de julio en la revista Science Advances.

Los arqueólogos se han preguntado desde hace mucho tiempo acerca de los orígenes de los filisteos, quienes se cree que se establecieron en el Levante aproximadamente en el siglo XXII a. C. y que vivieron ahí hasta su destrucción a manos de los babilonios en el año 604 a. C. La Biblia hebrea menciona que provenían de “Caftor”, que algunos arqueólogos creen que podría haber estado ubicada en lo que actualmente es Creta, aunque algunas interpretaciones modernas de los textos egipcios antiguos sugieren que eran el pueblo de los “peleset”, unos invasores marítimos relacionados con un grupo conocido como los “pueblos del mar”.

Te podria interesar  Doble sueldo: Empleados de FASE I recibirán una proporción; los de FASE II completo

A partir de estos textos y otros restos arqueológicos, algunos científicos e historiadores han argumentado que la aparición de los filisteos fue el resultado de una migración en masa de un territorio específico, como Chipre o Anatolia, mientras que otros afirman que llegaron de distintos lugares del Mediterráneo. No obstante, otros han argumentado que los filisteos siempre estuvieron en el Levante y algunos más han sugerido incluso que eran piratas.

“Ahora por fin tenemos pruebas directas para sustentar esta idea clave: ¿De dónde venían los filisteos?”, comentó Daniel Master, director de la expedición Leon Levy a Ascalón. “Vinieron de fuera de esta región, llegaron del oeste, a través del Mediterráneo”.

La pista genética que llevó a Master y a sus colegas a su conclusión se encontró en el ADN recolectado de los cráneos de cuatro niños de principios de la Edad de Hierro enterrados debajo de los pisos de sus casas de finales del siglo XXII a. C. en Ascalón. Master afirmó que, debido a las condiciones en las que fueron enterrados, lo más probable era que los niños, sin ningún parentesco entre sí, fueran filisteos nacidos en Ascalón y no inmigrantes.

Sus colegas hicieron un análisis al ADN antiguo y descubrieron material genético europeo, lo que indica que los ancestros inmediatos de los niños pudieron haber llegado de algún lugar del sur de Europa.

Los investigadores aseguran que no podrían señalar todavía específicamente si estas personas llegaron de Grecia, Cerdeña, Creta o algún otro lugar.

 

“De alguna manera logramos acotarlo al sur de Europa, pero en este momento estamos muy limitados por la cantidad de poblaciones de referencia que tenemos, pues hay muchas lagunas en la geografía y el tiempo”, comentó Michal Feldman, estudiante de posgrado en el Instituto Max Planck de Ciencias de la Historia Humana en Alemania y autora principal del estudio.

Te podria interesar  Eddy Olivares desafía posición del presidente Abinader con postulación para presidir JCE

El equipo también recuperó ADN de tres cuerpos de individuos de la Edad de Bronce encontrados en un antiguo cementerio de Ascalón, quienes probablemente vivieron ahí antes que los filisteos y que fueron datados con radiocarbono en el periodo entre 1746 y 1542 a. C, aproximadamente. Estos cuerpos no mostraron la misma firma genética derivada de Europa que se vio en los niños, lo cual le da al equipo una comparación genética entre las personas de Ascalón de finales de la Edad de Bronce y las de la Edad de Hierro, cuando hubo un notorio cambio cultural.

En los siglos posteriores, la mezcla de la población redujo la firma genética del sur de Europa en la población filistea, pero la identidad del grupo como filisteos siguió siendo clara en los textos antiguos.

Se encontró evidencia de este proceso en ADN extraído de tres esqueletos filisteos de un cementerio de finales de la Edad de Hierro, aproximadamente de los siglos X y IX a. C. En estos tres adultos, los investigadores no encontraron los mismos marcadores genéticos europeos que vieron en los niños. No obstante, las condiciones del entierro evidenciaron que tanto los niños de principios de la Edad de Hierro como los adultos de finales de la misma pertenecían a la cultura filistea, de acuerdo con el equipo.

“Lo que más me sorprendió fue ver que doscientos años más tarde esta marca europea desapareció casi por completo”, afirmó Feldman.

Dijo que el descubrimiento indica que después de llegar al Levante, quienes tenían esta firma genética europea se mezclaron con la población local, lo cual provocó que con el tiempo se diluyera en la población levantina.

Te podria interesar  Dirección de Ética investigará caso de un funcionario cancelado por supuesto tráfico de empleos

“Se trata de una pizca de migración que tuvo un efecto genético de muy corto plazo, pero un efecto cultural de largo plazo”.

Tú puedes formar parte de nuestra RED NOTICIOSA NACIONAL


Become a Patron!


 

Loading...

* Copyright: 2019 The New York Times News Service

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí