Se perforó las orejas para ponerse aros y ahora tiene dos inmensos bultos infectados

0
432
Jennifer, de 29 años, de Philidelphia, se perforó los oídos hace 11 años, un procedimiento que muchos adolescentes realizan todos los días sin ningún problema. Sin embargo, en el caso de Jennifer, ella comenzó a sufrir dolores y observó que le crecían cuatro bultos en sus orejas, fruto de una infección. Temerosa de que los bultos siguieran creciendo, Jennifer decidió buscar el consejo de la Dra. Sandra Lee (también conocida como la Dra. Pimple Popper) después de que otros médicos le dijeran que no podían hacer nada. Después de examinar a Jennifer, la Dra. Lee le diagnosticó queloides extremos, un tipo de cicatrización extrema que puede ocurrir después de un daño leve en la piel. Por ejemplo, con manchas de acné o cuando te perforan una parte del cuerpo.
Según el sitio web del Servicio Nacional de Salud, las cicatrices queloides pueden durar años y, a veces, no se forman hasta meses o incluso años después del daño inicial en la piel. La única salida que tenía Jennifer era someterse a cirugía, pero, según le advirtió la doctora, podría no verse normal después de la operación. También le advirtió de la posibilidad de que sus cicatrices queloides volvieran a aparecer. La cirugía no fue simple. La doctora tuvo que extirpar más tejido de la oreja de Jennifer del que había planeado originalmente. Incluso usó un injerto de piel para remodelar la oreja izquierda de Jennifer. Después de la extracción, los cuatro queloides pesaron casi 14 onzas (28 g). “Probablemente son los queloides más grandes que he visto”, dijo la doctora a The Sun.
Jennifer está recibiendo radioterapia en un intento por mantener los queloides bajo control. Afortunadamente ya no sufre de dolores de cabeza ni vértigo.
Te podria interesar  Senadores PLD aseguran no habrá crisis política si Leonel no puede ser candidato presidencial

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí