Así se expusieron las letras dominicanas en España

0
205

Muestras significativas de la poesía, la narrativa y el ensayo de la República Dominicana encontraron vías de proyección en la recién finalizada la Feria del Libro de Madrid 2019, donde se presentaron escritores criollos de varias generaciones y residentes en diversos países.

La poesía fue uno de los géneros literarios más expuestos en varias actividades realizadas en el pabellón dominicano y otros lugares. Incluso, una de las actividades más notables fue el recital de poesía efectuado en el Centro Cultural Casa de Vacas, donde leyeron sus versos Tony Raful, León Félix Batista, Alexis Gómez Rosa, José Acosta, Minerva del Risco, Rosa Silverio, Ángela Hernández, José Enrique Delmonte, Néstor Rodríguez y Mateo Morrison.

Además, fue presentada la antología poética: “En el mismo trayecto del sol”, de Plinio Chahín y Rosa Silverio. Chahín, poeta, crítico literario y ensayista, hizo la presentación y destacó la calidad de la selección y la importancia de que la obra circule y pueda ser leída por el público español.

De su lado, Silverio expresó su agrado por haber participado en la elaboración del libro, patrocinado por la Embajada de la República Dominicana. La escritora también presentó su obra “Invención de la locura”, que mereció el Premio Letras de Ultramar de Poesía en el 2016.

El conversatorio “Letras bohemias: lectura conjunta de poesía” fue protagonizado por José Mármol y Raquel Lanseros. Además, Mármol presentó su libro “Yo, la isla dividida”, publicado por Visor, sobre el que habló con Plinio Chahín.

“Temblor de Isla. Muestrario del cuento dominicano”, publicado por Huerga & Fierro Editores, fue otro de los libros expuestos. Se trata de una producción de José Rafael Lantigua, quien dijo que se reunieron textos de cuentistas reconocidos por su calidad, entre los que citó a Juan Bosch, René del Risco, Hilma Contreras, Ángela Hernández, Pedro Peix, René Rodríguez Soriano y Rafael García Romero.

Asimismo, la novela “Zumeca” fue puesta a circular en un acto introducido por Ligia Bonetti, presidenta ejecutiva del Grupo SID, quien dijo que se enorgullecía al mostrar la creación de Lucía Amelia Cabral, veterana de la palabra y la ilusión.

En tanto, el historiador Manuel García Arévalo manifestó que Cabral es conocida en el ámbito literario como autora de encantadores cuentos infantiles y que, en “Zumeca”, ella ha elaborado una ficción pensando en el público juvenil.

“La novela que el autor tiene en sus manos es una historia de amor entre Miguel Díaz de Aux, llegado a La Española en los momentos inaugurales de la conquista, y Catalina, la cacica del Ozama, convertida al catolicismo que persuadió su corazón”, señaló.

Cabral agradeció el respaldo del Grupo SID, en la persona de Ligia Bonetti, las palabras de García Arévalo, las ilustraciones de Pascal Meccariello y el apoyo de su familia.

Por otro lado, el escritor José Acosta presentó la novela “La mano que oculta el sol”, enmarcada en el período de gobierno de Hipólito Mejía, y en la cual Joaquín Balaguer es un personaje. La obra fue ponderada por el escritor Franklin Gutiérrez.

Te podria interesar  Hubieres anuncia plan de lucha para que faciliten en préstamos fondos de AFP

En el contexto ferial, el narrador y poeta Pedro Antonio Valdez presentó “Papeles de Astarot y todos los microrrelatos” .

Además, José Tomás Pérez, embajador dominicano en los Estados Unidos, presentó su novela “La gente detrás del muro”, que tiene como escenario principal la comunidad de Verón, situada en el este dominicano.

“Nosotras, las de entonces”, narración de la periodista Margarita Cordero, fue presentada por Aníbal de Castro, quien dijo que en la obra se ha construido un mundo íntimo cargado de remembranzas, nostalgias, pesares y observaciones sociales y políticas punzantes.

Otro libro presentado en la feria fue “Enriquillo, guerrillero de América”, de Lidia Martínez de Macarrulla.

El ensayo, género cultivado por diversos autores, fue objeto de análisis de parte de los poetas y críticos Plinio Chahín y Basilio Belliard, quienes enfocaron el tema “El ensayo dominicano: autores, temas y propuestas”.

Chahín dijo que la historia de la ensayística dominicana empieza a desarrollarse a partir de las investigaciones realizadas en el siglo XIX por Emilio Tejera y José Gabriel García, de acuerdo al análisis del humanista dominicano Pedro Henríquez Ureña (1884-1946).

“Ya desde fines del siglo XIX comenzó a sentirse la necesidad de caracterizar lo que durante largo tiempo dio en llamarse ‘nuestro ente intelectual histórico-cultural’, intento desarrollado dentro de la búsqueda del perfil de ‘nuestra propia expresión’ como seres arrojados al mundo. Desde el punto de vista metodológico esta problemática de la ensayística dominicana ha jugado permanentemente entre dos planos no siempre claramente distinguidos, el del ‘ser’ y el del ‘deber ser’”, enfatizó.

De su lado, Belliard manifestó que el cultivo del ensayo como género literario, donde se expresan las ideas, las concepciones ideológicas o filosóficas de una época y de una nación, acusa en República Dominicana gran variedad expresiva y libertad temática.

“Hijos del silencio” de José Alcántara Almánzar, fue otro libro puesto en circulación. Lo comentó la poeta y ensayista Soledad Álvarez, quien destacó que el autor es un gran cuentista y una figura tutelar de la crítica literaria porque tiene una mirada serena sobre la totalidad.

Explicó que en esta obra el creador de más de 25 obras literarias publica tres ensayos sobre Manuel Rueda, Héctor Incháustegui Cabral y Marcio Veloz Maggiolo, a quien considera el más importante de los escritores dominicanos vivos. También se incluyen unos 20 artículos sobre libros comentados por Alcántara Almánzar y unas breves memorias sobre su vida y trayectoria.

Otro volumen ponderado fue “Estrictamente corpóreo”, de Jochy Herrera, sobre el que se expresó el crítico y poeta Eduardo Morga, quien afirmó que se trata de un “ensayo global, multifacetado, enciclopédico, omnicomprensivo, planetario, total: gran recorrido histórico-cultural por el cuerpo: multidisciplinariedad (medicina, filosofía, política, arte, cine, actualidad, etc.)”.

Herrera expresó que su obra parte de la premisa de que el cuerpo no solo pertenece a la naturaleza sino también a la cultura, al ejercicio humano y al ejercicio de lo humano y que la obra sugiere que el esquema que da forma a ese cuerpo es la interrelación –a veces batalla– entre su carácter de entidad viviente, el ánima, históricamente adjudicada al corazón; la independencia de acción y control sobre sí, que alojada en el cerebro le otorga dimensión propia; su fuerza motora o semilla, el deseo y el sexo; y lo que identifica al sujeto particular, es decir, la seña que impregnada en el rostro le adjudica un nombre.

Te podria interesar  Liberan joven de 16 años secuestrada en Villa Tapia

Además, fue presentado el libro “La creación literaria en el siglo XX”, de Miguel Reyes Sánchez, en el que el ensayista exterioriza sus puntos de vista sobre obras fundamentales y se centra en varios creadores. La obra fue comentada por la periodista, escritora y cineasta Kenny Cabrera.

Entre los libros presentados estuvieron “Fuimos papel y ardimos”, de Marielys Duluc; “Emily Cruz interiores”, de Emily Cruz de Fernández; “Un zompopo peculiar”, “Mía y las luces”, de Kianny Antigua, con la participación de la autora y Farah Hallal; y la edición especial bilingüe del poema “Hay un País en el Mundo” de Pedro Mir, a cargo de Mario Arvelo Caamaño.

Allí se produjeron lecturas del libro “Donde el mar termina (apuntes para un poema de la isla)”, de Alejandro González Luna, con la participación de Basilio Belliard.

Además, se hizo la presentación del libro “10 dominicanas de letras, Homenaje & Antología”, de Kianny Antigua, y Edis Mateo Vázquez expuso el libro “Apolinar Perdomo. Otros créditos”, y Lorenny Solano hizo lo propio con la fábula “El oso y la rosa”.

 

“Como si fuera un cuento. Más de una docena de textos esenciales de la narrativa breve dominicana” fue el tema de una conferencia dictada por René Rodríguez Soriano.

También hubo un diálogo acerca de la obra “Llegó el fin del mundo a mi barrio”, de Frank Báez, con la participación de Fernanda Bustamante, y fue presentado el libro “Cuentos de vinil”, de Miguel Yarull.

Asimismo, Alejandro González Luna y Sorayda Peguero sostuvieron una conversación sobre “El periodismo como género literario”.

Fue efectuado un conversatorio sobre el libro “Relatos de la vida de un desmemoriado”, de Antonio Isa Conde, ministro de Energía y Minas, con la participación del autor y de Olivo Rodríguez Huertas, embajador dominicano en España.

Se resalta la conversación sostenida por la vicepresidenta Margarita Cedeño con la escritora Dulce Elvira de los Santos, directora de la Biblioteca infantil y Juvenil de la República Dominicana, acerca de “La literatura infantil y juvenil como motor de cambio”.

Otro libro presentado en el evento fue “Memorias de una mula”, de Jesús Paniagua. Igualmente, fue presentada por Daniel Tejada la revista Bitácora Cultural, que reúne contenidos sobre cinco premios nacionales de literatura dominicana.

Se realizaron varias conferencias sobre los escritores homenajeados por la República Dominicana: Pedro Henríquez Ureña, Juan Bosch y Marcio Veloz Maggiolo.

Andrés L. Mateo dictó la conferencia “Pedro Henríquez Ureña: la búsqueda de la diferencia”, en la que se refirió a la grandeza del dominicano y dijo que fue pionero de los estudios dialectológicos americanos.

Entonces, afirmó que cada palabra del intelectual, en sus análisis, traza su aventura particular en el encuentro que se produce entre indígenas y españoles.

Te podria interesar  Leonel dice PRM ganó por división en PLD

Miguel D. Mena presentó las “Obras completas de Pedro Henríquez Ureña”, y se refirió ampliamente a los aportes intelectuales del gran ensayista criollo.

Además, fue puesto a circular el libro “En memoria de Juan Bosch”, de Diomedes Núñez Polanco, y el intelectual Guillermo Piña-Contreras dictó una conferencia sobre “Juan Bosch, político a su pesar y escritor por vocación”.

Mientras, Fernando Cabrera expuso en relación al tema “Marcio Veloz Maggiolo y sus conjuros polifónicos del Caribe insular”. En otro acto se homenajeó a Veloz Maggiolo con la presentación del libro “Marcio Veloz Maggiolo: el poeta, el narrador, el ensayista”, de José Rafael Lantigua.

Otra actividad fue la puesta en escena en el pabellón infantil del cuentacuentos “El general don gallo”, de Juan Bosch, a cargo de Yuan Fuei Liao y Esther Amaro.

A Fausto Leonardo Henríquez le correspondió exponer sobre los “Cinco poetas reconocidos con el premio mundial poesía mística Fernando Rielo”.

Las escritoras Ángela Hernández, Emilia Pereyra y Martha Rivera-Garrido dialogaron sobre las “Voces femeninas dominicanas del siglo XX”, y destacaron los aportes de varias autoras del pasado, tales como Abiagil Mejía, Flérida de Nolasco y Aída Cartagena Portalatín.

Además, fueron resaltadas las autoras Jeannette Miller y Josefina Báez, representante de la diáspora dominicana asentada en los Estados Unidos.

También conversaron sobre las “Letras bohemias”, en la presentación de crónicas de República Dominicana, de Altair Magazine, Rita Indiana Hernández, Rey Andújar y Paty Godoy, en la librería La Central de Callao.

Otra tertulia fue encabezada por Mateo Morrison, León Félix Batista y Alexis Gómez Rosa, quienes platicaron sobre “Tres textos fundadores de la poesía dominicana: “Yelidá”, “Compadre Mon” y “Makandal”.

Hubo otra conversación sobre los “Escritores de la diáspora dominicana. Propuestas y desafíos”, que tuvo como participantes a José Acosta y Néstor Rodríguez.

En el último día de la feria, en el pabellón dominicano fue presentado el libro “La comunidad dominicana en España: perspectivas de pasado, presente y futuro, a cargo de Amín Arias Garabito”. También circuló la “Segunda antología de escritores dominicanos residentes en España”, elaborada por Rodolfo Báez, así como el libro “Cuentos seleccionados en el Primer Certamen Internacional de Cuentos Juan Bosch, que presentaron Daniel Tejada, Nancy Tejada y Rocío Oviedo Pérez de Tudela.

Angela Hernández, integrante del jurado, expresó que ese libro, elaborado a más de treinta voces por personas desconocidas entre sí, ofrece un palpitante mosaico de la violencia de género.

Tú puedes formar parte de nuestra RED NOTICIOSA NACIONAL


Become a Patron!


 

Loading...

“Logra de conjunto retratar una epidemia que carcome la psiquis y, en todo el mundo, devasta a incontables mujeres y arruina en ciernes el porvenir de una alta cifra de niñas y niños”, añadió.

Hernández también añadió: “Ojalá lean el libro los ególatras, los narcisistas. Aquellos que abrigan compulsiones de dominación, de adueñamiento, sin preocuparse demasiado. “Aquellos que siguen creyendo que la libertad de la mujer es una aberración de la época. Aquellos que, débiles para madurar, sabotean las oportunidades de felicidad”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí