La ansiedad de hacerlo “Bien”:La causa de la disfunción eréctil de la que nadie habla

0
239

La disfunción eréctil es uno de esos temas difíciles de tratar, especialmente porque el poder sexual en el género masculino se entiende como un elemento de su valor.

Es un problema importante entre los hombres, incluso jóvenes, pues según reportes de la Sociedad Internacional de Medicina Sexual, la disfunción eréctil afecta hasta un 10 por ciento a hombres menores de 40 años y hasta un 30 por ciento a menores de 70. Además, se calcula que para 2025, en menos de una década, afectará a 322 millones de hombres en el mundo.

Las causas de este padecimiento, que consiste en no poder lograr o mantener una erección que permita un rendimiento sexual satisfactorio, pueden ser de diversa índole. Existe la causa orgánica, en la que enfermedades que afectan los vasos sanguíneos -como la hipertensión o la diabetes- impiden la correcta irrigación de sangre al pene. Esto afecta, en general, a los hombres mayores de 60 años.

Pero también existe una causa psicológica que, según declaró a La Opinión el doctor Julio Hernández Fujigaki, especialista en urología, está relacionada con la ansiedad de desempeño durante el acto sexual, la cual bloquea la erección.

Sin embargo, de acuerdo con una investigación publicada en The Journal of Sexual Medicine, existe una causa psicológica aún más profunda que desencadena la disfunción eréctil.

Dos taxistas pelean en New York

Luego de analizar los resultados de 27 estudios realizados a hombres con el problema y documentación diversa de evaluación y diagnóstico, los investigadores llegaron a la conclusión de que la depresión es un factor común en hasta 43 por ciento de los pacientes que sufren disfunción.

De acuerdo con esta pesquisa, la depresión aumenta en 39 por ciento las posibilidades de sufrir disfunción eréctil. Además, el vínculo entre depresión y disfunción eréctil es innegable, pues los especialistas observaron que tener disfunción eréctil aumenta el riesgo de depresión en 192 por ciento. Es decir que, independientemente de la condición que se presente primero, depresión o disfunción eréctil, la conclusión más probable será un paciente deprimido.

Los investigadores explican que la depresión afecta la calidad de vida del paciente, y biológicamente “afecta al eje hipotálamo hipofisario adrenocortical, lo que lleva a un exceso de producción de catecolaminas, lo que a su vez conduce a la insuficiencia del músculo cavernoso, relajación y disfunción eréctil. Además, la mayoría de los fármacos antidepresivos tienen efectos adversos sobre la erección. Estudios previos han sugerido que la testosterona desempeña un papel clave en el desarrollo de esta disfunción”.

También indicaron que la relación entre depresión y disfunción sexual afecta también a las mujeres, en quienes causa falta de deseo, aversión sexual, incapacidad de disfrute sexual y falla de la respuesta genital.

Los especialistas sugieren que los pacientes con disfunción eréctil deben ser examinados de manera rutinaria para la depresión, mientras que los pacientes que presentan síntomas de depresión deben ser evaluados rutinariamente para la disfunción sexual.

Para contactos por whatsApp ➦ 8092736774

 Publicado por➦ JG

Loading...

Fuente➦LA OPINIÓN

Únete a la conversación