Ex trabajador del Vaticano no será juzgado por acusaciones de inconducta sexual

0
127

Una corte del Vaticano ha decidido no iniciar una acusación canónica contra un ex funcionario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, luego de que fuera realizada una investigación sobre la acusación de que años atrás acosó sexualmente a una mujer en el confesionario.

El P. Hermann Geissler, de 53 años, es miembro de la comunidad Familia spiritualis Opus (FSO), conocida informalmente como “Das Werk”, “El Trabajo” en español.

La comunidad del sacerdote hizo el anuncio este 17 de mayo de que cinco jueces del tribunal supremo del Vaticano decidieron esta semana que no será juzgado por “un delito de solicitación al pecado contra el sexto mandamiento en el contexto de la confesión”.

Una investigación preliminar en el tema, tal como lo especifica el canon 1717 del Código de Derecho Canónico, fue realizada por el Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica.

Probablemente para evitar cualquier apariencia de conflicto de interés, el Papa Francisco solicitó que la Signatura tomara el proceso en lugar de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que es el dicasterio vaticano que usualmente se encarga de analizar acusaciones de este tipo.

El P. Geissler, que reiteró su inocencia a lo largo del proceso, dejó su cargo dentro de la Congregación para la Doctrina de la Fe el 29 de enero de este año, luego de trabajar ahí desde 1993.

En un comunicado publicado el 29 de enero de este año, se asegura que el P. Geissler “afirma que la acusación hecha contra él no es verdadera, y pide que el proceso canónico ya iniciado continúe. Él también se reserva el derecho de una posible acción legal”.

El P. Geissler, austriaco, es también un conocido estudioso del Beato Cardenal Henry Newman.
Las acusaciones contra él se hicieron públicas a fines de septiembre del año pasado, cuando Doris Wagner, hoy ex miembro de “Das Werk”, aseguró en un largo escrito publicado por el diario alemán DIE ZIET que había sido acosada sexualmente en el confesionario por un miembro de la comunidad religiosa a la que pertenecía, y lo identificó ahí como “Hermann G.”.

Wagner habló nuevamente sobre las acusaciones en noviembre, diciendo en una conferencia en la que participó en Roma que había recibido avances sexuales no deseados y había sido acosada por “un sacerdote que trabaja hasta ahora como jefe de oficina en la Congregación para la Doctrina de la Fe”, de acuerdo a La Croix International.

La solicitación de un pecado contra el sexto mandamiento dentro del contexto de la confesión es considerado en la ley de la Iglesia como un “delito grave”, por el que un sacerdote puede llegar a ser expulsado del estado clerical.

Fuente:Aciprensa

Loading...

KS

Únete a la conversación