Llevas toda la vida pelando mal el guineo

0
406

Es la fruta fácil por antonomasia. A los niños les encanta, es fácil de llevar en una bolsa y perfecta para comerla fuera de casa. Además, a nivel nutricional el plátano es interesante: es rico en hidratos de carbono, potasio y magnesio –lo que la hace ideal para los deportistas, y lo sabe bien Rafa Nadal- y se incluye en las llamadas mood food, comidas para el ánimo. Y es que el plátano activa la serotonina, relacionada con el placer, según explicaba, por ejemplo, el sociólogo y periodista especialista en gastronomía Miguel Ángel Almodóvar en su libro Mood Food. La cocina de la felicidad (Obreron).

 

 

Pero… ¿cuántas veces has tenido que recurrir a un cuchillo para pelarlo? Si todavía está un poco verde, abrirlo resulta un poco complicado, y la parte del tallo (por donde está unido al árbol) no se deja cortar, aunque lo doblemos insistentemente a un lado y otro.

El triptófano, presente en el plátano, ayuda al organismo a sintetizar el neurotransmisor de la serotonina

 
El triptófano, presente en el plátano, ayuda al organismo a sintetizar el neurotransmisor de la serotonina (Tai-Bellays / Getty)

Lo que quizá no has descubierto es que esta manera de empezar a pelar los plátanos no es la ideal. La más fácil es la que utilizan los monos. Parece que el raciocinio hace que los humanos, en ocasiones, nos compliquemos demasiado. Un plátano se abre en dos segundos si en vez de empezar a hacerlo por el tallo se abre por la punta de abajo, como explican decenas de vídeos en la red.

Dos taxistas pelean en New York

Simplemente presionando un poco con los dedos en esa parte de abajo del fruto, se puede rasgar la piel. Si enseñas a los niños un vídeo de como pelan los plátanos los primates y practicas con ellos, será otra motivación divertida para que tomen esta fruta.

Hay que recordar que el punto perfecto para su consumo depende de su grado de madurez y de la persona que lo tome. “Cuanto más maduro está, más soluble está la fibra. Los carbohidratos en forma de almidones se van transformando en azúcares, como la fructosa, la glucosa y la sacarosa y la fruta está más dulce. Por lo tanto, para diabéticos y gente que deba restringir la ingesta de azúcar, mejor tomar los plátanos un poco más verdes”, contaba a Comer Mercè Gonzalo, nutricionista, tecnóloga alimentaria y autora de la cuenta Menta&Mandarina en las redes sociales.

 

Loading...

 

Únete a la conversación